Seguro paramétrico en América Latina
Insider Engage, is part of the Delinian Group, Delinian Limited, 4 Bouverie Street, London, EC4Y 8AX, Registered in England & Wales, Company number 00954730
Copyright © Delinian Limited and its affiliated companies 2024

Accessibility | Terms of Use | Privacy Policy | Modern Slavery Statement
EventsLatam & Caribbean Hub

Seguro paramétrico en América Latina

Sunset view of coffee crop

Los seguros paramétricos están cobrando impulso en América Latina gracias a las mejoras en el entorno normativo y como consecuencia de la restricción de la capacidad para riesgos de catástrofes naturales en el mercado mundial, según los expertos.

Los corredores y las aseguradoras informan de un aumento del interés por este tipo de seguros por parte de los compradores públicos y corporativos, aunque siguen existiendo obstáculos para el pleno despliegue de las coberturas basadas en índices en toda la región.

Países como Colombia y Chile han dado pasos decisivos este año para regular la provisión de productos paramétricos en sus mercados. El objetivo de los legisladores de ambos países era aliviar los temores del mercado asegurador respecto a la validez de la cobertura.

En mayo, el gobierno de Colombia aprobó un nuevo Plan Nacional de Desarrollo que, en su artículo 241, estableció nuevas normas para las coberturas paramétricas en el país.

Su cambio más importante estableció que los siniestros pueden liquidarse basándose únicamente en el cumplimiento de índices acordados entre las partes, lo que elimina la necesidad de ajustar un siniestro real, requisito que causaba inseguridad a los suscriptores del mercado colombiano.

La Ley 2294 también establece que, a partir de ahora, podrán ofrecerse coberturas paramétricas para todo tipo de riesgos. Hasta entonces, las aseguradoras solo podían ofrecer este tipo de productos en ramos de seguros agrícolas.

En Chile, el Gobierno aprobó en febrero una ley Fintech que pretende fomentar la innovación en la industria financiera y resuelve las dudas que existían sobre los seguros paramétricos en el mercado local.

De nuevo, el principal cambio introducido por la Ley 21521 es el concepto de que las reclamaciones pueden pagarse incluso si los activos protegidos no sufren daños físicos, siempre que se cumplan los parámetros acordados.

Sin embargo, establece que los bienes asegurados deben estar en riesgo real de sufrir daños y prohíbe el uso de coberturas paramétricas para planes de jubilación, seguros obligatorios y productos diseñados para ayudar al desarrollo de una actividad económica específica.

Los cambios han sido elogiados por el mercado, y se ha instado a otros gobiernos a seguir un camino similar. Sin embargo, no siempre ha sido así, y la disponibilidad de normas para los seguros paramétricos varía en la región. Mercados como Argentina siguen siendo complicados debido a la incertidumbre normativa, mientras que Brasil ha mostrado su disposición a apoyar la innovación, aunque la regulación no aborde explícitamente los paramétricos.

"Colombia ha aprobado nuevas normas, que son muy motivadoras, mientras que Argentina ha reevaluado su posición para aprobar plenamente el uso del seguro paramétrico. Creo que los reguladores se están dando cuenta poco a poco del valor del seguro paramétrico", afirma Julian M. Roberts, director general de Soluciones Alternativas de Transferencia de Riesgos de WTW.

Con normas más favorables, los agentes del mercado creen que los paramétricos pueden ir más allá del ámbito de los seguros agrícolas, que ha sido el objetivo más común de los nuevos productos, y llenar otros vacíos en los mercados de seguros latinoamericanos.

Hasta cierto punto, eso ya está ocurriendo en los segmentos de propiedad, especialmente en lo que se refiere a los riesgos de catástrofes naturales.

Los corredores estiman que la capacidad tradicional de reaseguro de daños expuestos a catástrofes naturales se ha reducido entre un 20% y un 30% en la región en los últimos meses, mientras que los límites se han reducido y las franquicias han aumentado considerablemente.

En consecuencia, los compradores buscan cada vez más productos paramétricos para cubrir las demandas de deducibles por parte de los suscriptores, además de cubrir exceso de pérdidas en los programas de propiedad más importantes.

En consecuencia, la cautela mostrada por el mercado inmobiliario tradicional ha creado oportunidades para los recién llegados centrados en los paramétricos, como Descartes Underwriting, con sede en París, que hace un año abrió una oficina en Madrid para atender a la región.

"A veces sustituimos el 100% de la capacidad tradicional, pero la mayoría de las veces la complementamos", afirma Raúl Revilla, responsable por Descartes Underwriting en Latinoamérica.

Según él, los compradores latinoamericanos están realizando cada vez más compras y consultas para transferir los riesgos de ciclones y huracanes mediante coberturas paramétricas, ya que la capacidad para ambas se redujo tras el huracán Ian, en septiembre de 2022.

Las grandes empresas en zonas afectadas por huracanes también han mostrado más interés por coberturas que les ayuden a mitigar el riesgo de interrupción de negocio. Revilla menciona como ejemplo el sector de la hostelería en el Caribe y México.

"La interrupción de la actividad sin daños experimentará un enorme crecimiento en América Latina a medida que los directores de seguros y los directores financieros se acostumbren a los paramétricos y sientan curiosidad por su potencial", afirma.

Las coberturas de terremotos también le parecen prometedoras, tras las compras de seguros paramétricos por parte de los gobiernos de México y Chile, entre otros. Y Revilla también cree que riesgos secundarios como los incendios forestales y las inundaciones podrían beneficiarse de esta tecnología.

Sin embargo, aparte de la regulación, el reto para el desarrollo de los seguros paramétricos en la región es la falta de datos fiables en tiempo real e históricos para alimentar los modelos desarrollados por los suscriptores.

Por el momento, las empresas se sienten más cómodas con los riesgos que pueden evaluarse con datos proporcionados por organismos multilaterales o agencias de los gobiernos de EE.UU. o Europa. Los terremotos y los huracanes son los ejemplos más característicos.

Algunas aseguradoras negocian con grandes clientes la instalación de sus propias tecnologías de sensores en las zonas aseguradas, pero esto sigue siendo un trabajo en curso, y resulta especialmente difícil de implantar entre los pequeños agricultores y otros compradores potenciales.

No obstante, para extender la penetración de los seguros paramétricos habrá que encontrar fuentes alternativas de datos, y algunas opciones han resultado prometedoras hasta ahora.

"Hemos trabajado en el uso de imágenes por satélite, que es algo que hace más cómodo el mercado del reaseguro. Por ejemplo, utilizando datos de la NASA", dice Thamirys Chaves, suscriptora de Seguros Agrícolas de Newe Seguros, en São Paulo. "Hemos estructurado coberturas paramétricas no sólo para el seguro agrícola, sino que también estamos estudiando las catástrofes naturales".

Newe ha desarrollado una cobertura contra inundaciones que pretende vender a los gobiernos municipales de Brasil, donde varias ciudades se han visto afectadas por graves episodios de inundaciones en los últimos años.

Los datos de satélite también pueden ser útiles para hacer frente a otros peligros secundarios que han causado muchas pérdidas al sector asegurador de la región, como la aparición de fuertes corrientes de aire y heladas.

"Es bastante fácil medir la temperatura, y sabemos que, si la temperatura es demasiado baja, algunos tipos de cultivo no van a prosperar. Lo mismo ocurre con los niveles de agua. Algunos productos muy innovadores se activan en función de los niveles de humedad del suelo", explica Rubem Hofliger, responsable de Public Sector Solutions Latin America de Swiss Re.

Otra dificultad a la que se enfrentan los aseguradores paramétricos de la región es el hecho de que varias de las coberturas que pueden ser desarrolladas para atender las poblaciones vulnerables dependen de subvenciones gubernamentales. El seguro agrícola es un ejemplo de ello, y la protección contra catástrofes a nivel municipal también suele depender de asignaciones presupuestarias de los gobiernos regionales o federales. Como los gobiernos latinoamericanos siempre tienen presupuestos apretados, la inversión en iniciativas de gestión de riesgos tiende a retrasarse hasta que se produce una catástrofe.

"El principal obstáculo es la falta de concienciación sobre lo importante que es estar protegido contra los riesgos catastróficos. Y las prioridades de gasto a menudo dificultan que los seguros compitan con los programas sociales, las inversiones en desarrollo, etc.", afirma Hofliger.

Sin embargo, con las pérdidas catastróficas acumulándose y millones de personas viviendo en zonas expuestas, la paramétrica puede convertirse en una solución para muchos gobiernos con problemas de liquidez. Y las organizaciones privadas también pueden acelerar el cambio de los seguros tradicionales si las condiciones del mercado siguen siendo duras a largo plazo.

"La transición a los seguros paramétricos ya se está produciendo, y cada vez más deprisa", afirma Revilla. "Pero hay que recordar que es un proceso bastante disruptivo. A veces tenemos que empezar con un líder del mercado en un área determinada para que otros le sigan."


More...

Gift this article